En la mañana de hoy, se reunieron las comisiones de Industria y de Ciencia y Tecnología de la Cámara Baja, presididas por Marcelo Casaretto (Frente de Todos – Entre Ríos) y Facundo Manes (UCR – Buenos Aires) con el fin de informar sobre el proyecto de ley presentado por el Poder Ejecutivo Nacional donde sustituye la denominación de la Ley 26.270 por la de Promoción del Desarrollo y Producción de la Biotecnología Moderna y la Nanotecnología y se prorroga su vigencia hasta el 31 de diciembre de 2037.

Para ello Manes aseguró que el proyecto contempla beneficios para las empresas biotecnológicas y beneficios fiscales. Mencionó que “las tecnologías cada vez más avanzadas porque ellas son las que generan mas riquezas y mejores empleos. La ley original fue creada en 2017 y no fue reglamentada hasta 2018 y este tipo de retrasos no es favorable…”. “Estamos a favor de renovar el programa y extenderlo al sector de la nanotecnología. Asimismo planteamos algunas modificaciones para lograr una revisión mas temprana e incluir beneficios para incluir beneficios a las empresas de reciente formación”.

El Secretario de Industria de la Nación del Ministro de Desarrollo Productivo, Ariel Yale expresó que “quisiera hacer un consideración general pero relevante: el desarrollo económico, científico y tecnológico encuentra en la grieta una de las obturaciones más importantes. Tenemos frente a nosotros un ejercicio muy interesante, la renovación de un marco normativo y el fortalecimiento del mismo que se ha consolidado como una política de Estado”. “Es una ley importante, necesitamos la extensión de estos beneficios, necesitamos incorporar al eslabón de la nanotecnología…”.

María Apólito, subsecretaria de Economía del Conocimiento, comentó que “la biotecnología en Argentina es un sector muy relevante… se apuesta fuertemente al tema agro y salud humana pero también salud animal…”. “También hay proyectos de remediación del medio ambiente que nuestro ministerio está impulsando”. “Tenemos convocatorias por proyectos… Las empresas del sector están sumamente promocionadas y beneficiadas porque entendemos que son un factor crucial de la industrialización de nuestros recursos biológicos y tecnológicos de nuestro país y lo que queremos con este proyecto es incluir la nanotecnología… y ampliar el plazo…”.

Fernando Peirano del Ministerio de Ciencia y Técnica transmitió que “es imprescindible prorrogar este régimen porque hay un ciclo de inversión en marcha… Tenemos que pensar en un ciclo de tecnología que esté en sintonía del ciclo de inversiones en lo empresarial que excede de los cuatro años… Tenemos acá la oportunidad de hacer de estas inversiones que se combinan con la innovación de una máquina que la Argentina necesita qué es la transformación de pesos en dólares…”. “Tenemos que reconocer lo interdisciplinario… pensar que tenemos que construir entre todos en el ámbito público de sistemas de promoción y no de instrumentos…”. “Tenemos que intensificar la I+D privada… este régimen es un incentivo en esta dirección…”.

Luego, expusieron empresas que “han invertido en el sector, que han invertido o que proyectan invertir para escuchar sus comentarios”, advirtió Casareto.

Diego Latorre presidente de Tecnovax, dedicada a la fabricación de vacunas para sanidad animal, solicitó a los  legisladores  «necesitamos que esta ley se prorrogue, se reglamente y se implemente de manera muy rápida, los ciclos son muy largos… ”.

Graciela Siccia de la Cámara Startup Argentina de Biotecnología declaró que “la Argentina es líder en biotecnología porque tiene recursos humanos altamente calificados… Tiene infraestructura productiva en biotecnología, tiene autoridades regulatorias… y tiene un marco regulatorio… donde hay una ley… que crea las unidades de vinculación tecnológica. En este marco, cuál es la opinión de la cámara… primero que estamos muy de acuerdo con la prórroga… e incluir a nuestros primos hermanos de la nano tecnología… nos gustaría que esté en la ley que los bonos de crédito fiscal estén en la ley… y que sean transferibles aunque sea una vez…”.

Alejandro Vila, Director científico de la incubadora de la Universidad Nacional de Rosario, declaró que “Hay que trabajar en la brecha que está en el mundo del conocimiento y en el de los negocios… tenemos que juntar los dos mundos y desde la universidad pública necesitamos juntar equipos… Queremos crear un lugar de negocios en ámbito académico… Para ello necesitamos costos accesibles… y tener un abordaje sistémico…”.

Gabriela Lena (PRO – Entre Ríos) preguntó como se calculará el cupo fiscal a tener en cuenta, para lo que María Apólito respondió que “el cupo fiscal pedido para 2022 es de 350 millones de pesos pensando en armar una convocatoria previa a la sanción de la ley que esperamos se pueda renovar y ese cupo se debería revisar para las empresas de nanotecnología”.

Lena cuestionó: ¿Cuál será la estrategia y si será atado a un porcentaje? Se le respondió que “el cupo se calcula año a año y se calcula en base a los proyectos que van ingresando”. “La propuesta es replicar en 15 años para darle cierta previsibilidad a las inversiones”.

Asimismo, Peirano completó que “hoy un estándar en el sistemas de promoción de proyectos científicos son 4 de pequeños y 5 ó 6 de producción… Igual estamos discutiendo la ventana porque los proyectos tienen su beneficio para toda la trayectoria, pero quiero resaltar que los créditos fiscales están presentes en todas las economías que pueden dar a sus ciudadanos una vida mejor”. “Ustedes tienen la palabra en términos al plazo pero volver a discutir esto a un plazo muy corto no estaría dando certidumbre… invito a encontrar un acuerdo de los 15 años del Ejecutivo y los bloques que están discutiendo esto”.

La diputada Ingrid Jetter (PRO – Misiones) consultó sobre si se pudiera sacar el impuesto que se paga a los débitos y créditos bancarios. Polito dijo que la ley evalúa el proyecto y no la empresa y entonces sería complicado operativizarlo.

Peirano también mencionó que “este instrumento lo pide alguien que puede diseñar un proyecto de inversión intensivo en capital con lo cual habla de una asociación, un empresa… lo pide una industria que quiere abrir una nueva línea o nueva unidad de producción…”.

La semana entrante, se convocaría a una nueva reunión de comisión donde se intentaría dictaminar el proyecto de ley.