Jornada “Hablamos de grooming en Argentina”

En el día de la fecha tuvo lugar una jornada titulada “Hablamos de Grooming en Argentina” por el día Nacional de la lucha contra el Grooming, propuesta por el senador Dalmacio Mera y la Diputada Gabriela Burgos, con el apoyo del Programa de Modernización de la Honorable Cámara de Diputados y la ONG Mamá en Línea.

Dolores Martínez, miembro del programa de Modernización de la Honorable Cámara de Diputados, afirmó la importancia del trabajo que se está realizando para abrir el Parlamento, que implica una mayor participación ciudadana, un mejor debate y una mejor búsqueda en los espacios de consenso.

La diputada Gabriela Burgos (UCR – Jujuy) destacó que la presente es una lucha que vienen haciendo muchas Organizaciones, y principalmente Mamá en Línea. “Es necesario que sigamos trabajando. No es falta de voluntad, es falta de capacidad de entender que estas problemáticas nos afectan a todos (…) Los niños lo expresaron abiertamente, y por eso tenemos que seguir trabajando en este tema”. Hoy en día el enemigo se encuentra en el teléfono, en las computadoras. “Tenemos al enemigo dentro de nuestras casas y muchas veces sin saberlo lo avalamos”.

Posteriormente Rosa Castro comentó su experiencia personal: “En una oportunidad, a quien era mi jefe se le ocurrió que se podía meter a mi casa a través de un cable y violar a mi hija”. Castro indicó que dicha persona se creó un perfil falso haciéndose pasar por un niño de 14 años, mediante el cual pedía fotos pornográficas e invitaba a la niña a un encuentro. Asimismo, señaló que esa misma persona afirmó dedicarse al Grooming ya que en Argentina, en ese momento, no era un delito.

Gustavo Paredes, especialista en juegos en línea, se expresó respecto a situaciones que surgen a través de dichos juegos. Los grupos de jugadores se comunican en los juegos mediante chats o por micrófonos y algunas veces, en dichas conversaciones los niños suelen enviar su perfil de Facebook, Instagram y a veces WhatsApp.

El investigador en informática forense Emiliano Zarate, explicó el accionar de los llamados Groomers. El mismo es una persona que quiere contactarse con un menor para obtener algún tipo de rédito sexual, y no elige a sus víctimas al azar. Puede usar Google Maps como herramienta principal, o Google, y a través de las mismas encuentra la escuela a la que asiste el niño, el lugar en el que vive, quienes son sus amigos y familiares. El Groomer comienza a generar perfiles falsos y puede tener entre 50 y 100. Una vez que se generan, toma la decisión de enviar la solicitud de amistad a su víctima, pero comienza por sus vínculos más cercanos. Agrega a sus contactos públicos, quienes comentan sus fotos, los amigos de escuela y familiares y esto le permite generar confianza porque tiene amigos en común.

“El Groomer empieza a tener información. Copia las mismas palabras, las formas de expresarse y después consigue más información personal. Esto puede ser horarios de trabajo de los padres y en que horario se queda solo en la casa”. Posteriormente, comienza a ser su amigo. Empiezan conversaciones de tonos inapropiados, e imágenes y videos de niños en posiciones eróticas. El Groomer intenta separar al niño de sus padres, diciendo frases como “esto es un secreto entre nosotros”. Después del enamoramiento, mediante el cual el menor naturaliza la situación, cede ante el pedido enviando una imagen o permitiendo un video por cámara web sin saber que lo están grabando.

Cuando el Groomer tiene la grabación, le pide más imágenes y videos, y comienza a amenazarlo si no lo hace: “Si no me seguís mandando, tu imagen va a estar en todas las escuelas, en el club a dónde vas” o “Si no me mandas a tus padres los voy a matar”. Emiliano indicó que los chicos ceden porque son chicos. El Groomer abastece de pornografía a Internet, por ejemplo mediante Twitter. Los mismos utilizan códigos como “Caldo de Pollo” para que los motores de búsqueda como Google no puedan anexar. Dicho concepto hace referencia a la pornografía infantil. El expositor también comentó sobre YouTube, en donde se pueden encontrar videos que hacen referencia a dicho concepto y envían un link a  un grupo de WhatsApp lleno de pornografía infantil.  Finalmente, indicó que tanto la Justicia, las Fuerzas de Seguridad y las Organizaciones Civiles deben estar juntas y luchar para la protección de la infancia. “Es necesario entender que la mejor forma de lucha contra la impunidad es no resignarse”.

Finalmente, expuso Daniela Dupuy – Fiscal de Delitos Informáticos – quien afirmó que lamentablemente convivimos con el Grooming y no lo podemos frenar. El ingreso de casos es incesante: en lo que va del año 2018, ingresaron 40.000 casos de pornografía infantil, y se espera terminar el mismo con 49.000. Comentó que aquel que posee pornografía infantil, tiene para coleccionar y nunca se conforma, siempre quiere más. Esto genera una demanda constante del pedófilo, lo cual genera oferta. Para ofertar, se debe producir la pornografía infantil, y para que esto suceda, se debe abusar a un menor. “Las denuncias de los padres desesperados lamentablemente llegan tarde (…) Lo ideal es que no me llegue trabajo a mí”. La fiscal pidió que se hagan las denuncias necesarias: “Acá necesitamos reacción e inmediatez para poder investigar fehacientemente”.

2018-11-13T17:58:17+00:00noviembre 13th, 2018|Desde el Ágora, Destacadas|

Leave A Comment