Al inicio y sin acuerdo de los bloques a la hora de aprobar el proyecto que autoriza a las tropas nacionales a salir del territorio Argentino, el Senado se constituyó en comisión para estudiar el proyecto de Ley sobre Emergencia Alimentaria, que ya cuenta con media Sanción de la Cámara de Diputados.

Para tal fin, la senadora María Cristina Fiore Viñuales (FpV – Salta) expresó que es una oportunidad para que los que tienen que decidir se den cuenta que el hambre no es un slogan de campaña y que hay que cambiar el modelo económico, «me preocupa esta situación, hay que afrontarlo y tratarlo desde sus raíces». También, María de los Angeles Sacnum (FpV – Santa Fe) aseguró que se debe discutir el modelo económico porque los modelos neoliberales quiebran el contrato social y se producen las emergencias que estamos viviendo.

Luego, José Mayans (FpV – Formosa) aseveró que «el pueblo pidió un cambio» y en sentido de las políticas públicas. Comentó que no está de acuerdo con el tratamiento de todo lo que está sucediendo «el tratamiento es muy malo, no nos reunimos en comisiones, en la sesión tenemos que hacer todo rápido y sin hablar demasiado». «Herencia espectacular es la que recibiremos. En 2020 se tendrán que pagar 20 mil millones de dólares de intereses por la deuda y 35 mil millones de dólares de capital, en 2021 serán 21 mil millones de interés y 43 mil millones de capital, en 2022 21 mil millones de interés y 62 mil millones de capital y en 2023 22 mil millones de intereses y 51 mil millones de capital. Dejamos un PBI de 560.000 para recibir uno en 350.000 millones».

El senador por la provincia de Neuquén Guillermo Pereyra (Movimiento Popular Nuequino) preguntó si una emergencia que perdura en el tiempo sigue siendo una emergencia o es un problema coyuntural por las políticas púbicas llevadas a cabo los últimos años. Su par Beatriz Mirkin (FpV – Tucumán) dijo que va a votar esta Ley afirmativamente pero que es tarde, ya que le hubiera gustado que se sancionara tres años atrás; mientras que Daniel Lovera (Justicialista – La Pampa) aseguró que en los últimos doce meses hubo un aumento de la canasta alimentaria de 58,6% y del 57,3% de la básica. La aprobación de este proyecto de emergencia es lo mínimo de lo mínimo que necesita este país en ésta materia».

En los cierres, Fernando «Pino» Solanas (UNEN – CABA) manifestó que «el proyecto neoliberal termina en hambruna, desnutrición e indigentes y 5 millones de argentinos comen una vez al día». Mientras tanto, Adolfo Rodríguez Saá (Justicialista – San Luis) sostuvo que lo que se está prorrogando es una política vigente desde el 2002 y que la política aplicada desde entonces «fue mala». Asimismo, opinó que «hay que afrontar el problema de la alimentación, del trabajo y la industria» y Juan Carlos Romero (Frente Popular Salteño – Salta) declaró que le hubiera gustado un debate sin condicionamiento político y que «es la muestra de un fracaso que es un fracaso de los argentinos que hace décadas que no podemos bajar la pobreza y no es estadística, es gente».

A su turno, Marcelo Fuentes (FpV – Neuquén) proclamó que «estamos ante la carnalidad de la visibilidad del hambre. Sino hay marchas ese sujeto es una abstracción. Estamos ante un dato de naturaleza política, el hambre en Argentina es una construcción política que tiene culpables y responsables y opera las bases morales de la sociedad». «Acá viene una banda que viene a recuperar lo que perdieron con las AFJP y como termina no les importa. Si esto no estalló es porque el pueblo tiene la esperanza de votar en octubre; el pueblo tiene la esperanza que este calvario se termina en octubre». Y, el senador cordobés Carlos Caserio (Alianza Unión por Córdoba) acordando con el anterior, mencionó que «estamos ante políticas económicas erradas», y que «es un problema político». «Esta ley es un paliativo que no va a solucionar el problema económico de la Argentina», agregó.

Por último, Luis Naidenoff (Cambiemos – Formosa) afirmó que en este contexto complejo en que se está debatiendo «no elegimos el camino de Decreto de Necesidad y Urgencia propuesto por el presidente del bloque de la Cámara de Diputados. En Argentina queremos el debate; La pobreza excede a una mirada mezquina y vivimos en emergencia desde el 2002». A su vez, expresó que «Tenemos claro el mensaje de las PASO, pero lo que están diciendo es más miedo que propuesta. El miedo es preocupante y hay que ver a donde se va».

El proyecto de Emergencia Alimentaria se convirtió en Ley número 27.519 por 61 votos afirmativos.