El pasado jueves 6 de junio tuvo lugar la primera reunión de la comisión del Futuro en el Senado de la Nación. La  misma es un espacio que tiene como referencia otros modelos de diferentes lugares del mundo, con orígenes escandinavos. Recientemente, se ha replicado con mucho éxito en América Latina.

Quien presentó el encuentro, indicó que la comisión no es una comisión parlamentaria. “Es una comisión académica, intersectorial, que tiene como objetivo sentar en una misma mesa a actores del sector legislativo en interacción con el sector académico y científico. Esta pretende mirar un poco más allá de lo que en el día a día nos ocupa mucho, que es la coyuntura”.

Posteriormente, se determinó la metodología de trabajo durante los próximos encuentros. La idea es generar un ámbito de discusión que resulte en frutos específicos, y en este caso en particular, sobre la temática del Futuro del Trabajo. Se propone elaborar para fines de este año un documento que permita tener una mirada regional, con una perspectiva a 10 ó 20 años. Para lograr dicho fin, se dividieron los miembros de la comisión en grupos que abordarán tres disparadores:

  • ¿Cómo serán los trabajos del Futuro?
  • ¿Qué modelo educativo necesitamos como país desarrollar para que la sociedad se encuentre preparada?
  • ¿Cuál es el rol del Estado? ¿Qué debe hacer para que la realidad del futuro no nos sorprenda?

Beatriz Elena Plata, representante de UCES, indicó que no hay un único futuro sino una multiplicidad de alternativas: “Buscamos trabajar en un proceso de anticipación estratégica generando resultados de visión como país con base en una hoja de ruta que será el documento final”. Se busca tomar todos los elementos positivos que sean valorados para tener en cuenta durante el trabajo, y toda la información de fuentes primarias se alimenta de fuentes secundarias de estudios ya realizados.

Plata comentó que la propuesta es trabajar con previsión, que permite examinar el papel del desarrollo de la ciencia con una visión holística que orienta la visión de toma de decisiones hacia el futuro. Dicha técnica permite la combinación de diferentes instrumentos, y para lograrlo se engloba en un proceso que inicia el día de hoy con el análisis y revisión de información, tanto del entorno como de la base. Es necesario tener en cuenta el contexto regional y global que se considere puedan influir en el horizonte del 2030 para el trabajo en Argentina.

Posteriormente, se identifican los factores que contienen variables, eventos cuya aparición influye de igual manera en el diseño y estructura del tema en tratamiento. Se pretende, en una primera etapa, trabajar internamente y cuando se obtengan los resultados, se comienza una siguiente fase de análisis estructural. Luego, se procede al diseño del escenario: se pretende poder trabajar en un escenario pesimista, uno tendencial y uno ideal sobre la base de ese relato. Se procede a construir la etapa de definición de estrategias con objetivos concretos que van a demarcar la hoja de ruta posterior.

Rafael Martínez, representante de Samsung, comentó la necesidad de contar en un principio con un análisis de la situación actual: “Más allá de pensar en el 2030, hay que ver cosas concretas. En referencia al sistema educativo, hay una gran diferencia en un sistema enciclopédico de nuestro país, y un gran silencio y recepción del alumno. Eso para mí es peligroso, porque no tiene injerencia en el desarrollo del pensamiento. Simplemente recibe y no interactúa”. Sería prudente poder tener una interacción entre el maestro y el alumno.

Alberto Schuster, miembro de Abeceb, afirmó que primero es necesario determinar dónde estamos parados. Argentina tiene una muy baja competitividad y baja productividad: “Si nosotros vemos lo que está haciendo el mundo, tenemos que incorporar tecnología a los procesos productivos, lo cual también se expande a los servicios”. Por lo tanto, no es solo la educación sino también las Políticas Públicas que se van a implantar en el corto plazo para solucionar los problemas.

Graciela Guzmán, Secretaria de Estado de Cambio Tecnológico del Ministerio de Producción y Trabajo, celebró el espacio de dialogo social y comentó que sería necesario contar con los trabajos ya realizados en la materia para avanzar y encontrar las posibles soluciones al problema de la informalidad laboral. “La única forma de poder avanzar es a través del trabajo en equipo con todos los sectores sociales”, afirmó.

Luego, el senador nacional Pedro Braillard Poccard (Alianza Encuentro Corrientes – Corrientes) indicó que en nuestro país necesitamos tener guías prácticas. “Cuando nosotros vemos que una institución que emplea 200 personas está a punto de cerrar porque no resulta competitiva, salimos a ver como se salva. No podemos perder ninguna fuente de trabajo”. Asimismo, comentó que se vienen otros desafíos como el sistema previsional: el tema del trabajo afecta al sector joven, y la incidencia social humana que esto tiene en la falta de oportunidades acechan a miles de ellos que van concluyendo sus estudios y necesitan una expectativa en la vida.

José Luis Roces, presidente del Consejo Académico de ITBA, expresó que la empleabilidad es un factor rector en las discusiones de la comisión. Argentina tiene exceso de educabilidad pero no las condiciones de empleabilidad necesarias, que derivan en la competitividad.

Eugenia Mayans, representante de Samsung, comentó que es necesario ver cómo las compañías están trabajando en este tema, respecto lo que tiene que ver con el futuro del trabajo poniendo foco en los jóvenes para brindar herramientas que les permitan estar preparados el día de mañana. “Tenemos un desafío muy grande porque la realidad también implica encontrar en qué posición y dónde estamos parados, para ver a dónde queremos llegar”

Martín Abeles, miembro de CEPAL, expresó que se encuentran trabajando con la Secretaría de Industria y la Secretaría de Transformación Productiva sobre temas de habilidad y capacidades asociadas a las nuevas plataformas y tecnologías. Como ejemplo, comentó que comenzaron un proyecto con la provincia de Santa Fe sobre el impacto de la industria 4.0 en algunos sectores críticos de la misma. Posteriormente, se refirió a la informalidad laboral: ¿Qué tipo de nuevas formalidades se pueden ir formado a partir del despliegue de las nuevas tecnologías? En este sentido, consideró necesario incorporar el tema de la política industrial tecnológica, ya que ha cobrado una relevancia enorme nuevamente en los países avanzados. Por último, comentó la necesidad de incluir la perspectiva de género en estas cuestiones, ya que la misma irá cobrando una relevancia cada vez mayor a lo largo del tiempo.

Asimismo, un representante de Diálogo Ciudadano afirmó que la globalización vino para quedarse: “Estamos vinculados con el mundo y lo que tenemos que hacer es poner la casa en orden”. Para ello, es necesario un gran esfuerzo que permita tener índices e indicadores que permitan medir lo que antes no se podía. Hay que identificar la situación actual y de dónde hay que partir para identificar las prioridades.

Sin más, los participantes de la reunión acordaron dar continuidad a la presencia en las mismas ya que permite que el dialogo se vaya enriqueciendo y profundizando para lograr mejores resultados.